Aunque éste artículo pueda sonar feminista, dista mucho de serlo.  El hecho de ser mujer y estar en la industria de las inversiones, me ha llevado a analizar el papel de el llamado sexo débil en una industria que por años ha sido dominada mayormente por hombres.

Y no estamos hablando de las mujeres Realtors, que tienen buen dominio del mercado de Real Estate en el area de representación donde según la National Association of Realtors, cerca del 62% de todos los Realtors certificados son mujeres  (buen trabajo, chicas!).  Hablamos de esa rama de Bienes Raíces donde tienes que aprender a tomar RIESGOS, a tomar tú las decisiones sobre precios, firmas de contratos, condiciones, estimados, socios y saber cómo invertir cientos de miles de dólares que muchas veces es dinero de otras personas. Hay una lista larga de retos pero hablemos solo de 3.

 

MACHISMO

  • Uno de los primeros retos que se pueden enfrentar al estar en la rama de inversiones, es que, viviendo en un país multicultural, muchas veces nos toca negociar y trabajar con personas que provienen de culturas donde el desarrollo humano y profesional de las mujeres es casi nulo! o hablemos del famoso “machismo”. Culturas donde se considera que la mujer debería desarrollar otras actividades  más de apoyo y servicio que de ser quien tome las decisiones. Hay personas que prefieren tratar de negocios con hombres… si, yo sé, estamos en pleno siglo XXI, donde pareciera que hay cada vez más teléfonos inteligentes que personas inteligentes, pero así es.

 

Afortunadamente, hay cada vez más mujeres exitosas que prueban que no hay competencia entre géneros, que solo se trata de equidad, de saber que tenemos el potencial y habilidades necesarias para desarrollarnos en cualquier industria.

 

OTRAS MUJERES

  • Otro reto para nosotras es, curiosamente, otras mujeres. Algunas! (aclaro)  La competencia no profesional ni sana, ya que así como hay muchas mujeres que te motivan, te empoderan y te apoyan, hay otras que no se sienten cómodas con verte haciendo o teniendo algo que ellas quieren y entran en competencia muchas veces desleal.

 Pero eso es un tema común para nosotras, incluso desde la escuela donde no faltaba la compañerita envidiosa, asi que hemos aprendido a ignorar a personas con un pobre manejo de sus emociones. Preferimos dirigir nuestro enfoque y energía en los números y en las propiedades que podamos adquirir.

 

TIEMPO PARA LA FAMILIA

  • Y para no hacer el artículo largo, un último pero no menos importante reto es la familia. El poder combinar tu carrera en el mundo de las inversiones: Hacer cálculos de números, coordinar con contratistas, firmar con Prestamistas, manejar proyectos de remodelación, etc.  y al mismo tiempo no descuidar tu familia: Tener la casa y ropa limpia, comida caliente, flores en la mesa… y claro tener la paciencia y la sonrisa lista para cuando se necesite en casa. Es uno de los mayores retos, ya que pueda ser que te sientas un poco culpable al creer que no estas cumpliendo del todo ni en tu hogar ni en tu negocio aunque corras de un lado a otro todo el día.

Sin embargo, al final del dia, vale la pena ya que estas trabajando no solo para ganar dinero y para realizarte como empresaria; Estás dejando un legado para tu familia, además del ejemplo de perseverancia y compromiso que darás a tus hijos, así como el apoyo que le brindas a tu pareja.

 

 

Y como decía mi abuelita: Querer es poder… pero no basta con querer, hay que hacerlo y hacerlo bien!

Quieres Invertir en Bienes Raices? Contáctanos¡ Hagamos negocios.

Erika Basurto.